Translate

miércoles, 10 de julio de 2019

Denunciadas parafarmacias de Playa del Inglés y Arguineguín por infracciones relacionadas con normativas sanitarias y de protección a los consumidores.



  La Patrulla Fiscal y de Fronteras (PAFIF) de Vecindario, en Gran Canaria, en el marco de las continuas colaboraciones que realiza con otros organismos, ha denunciado dos negocios en los municipios de Mogán y San Bartolomé de Tirajana por diferentes infracciones relacionadas con normativas sanitarias y de protección a los consumidores.


  El pasado día 21 de mayo los agentes de la PAFIF fueron alertados por los inspectores del citado organismo, requiriendo su colaboración en la inspección de un negocio dedicado a la venta de productos de parafarmacia, en la localidad de Playa del Inglés.

  Este local ya había sido denunciado por la PAFIF el pasado mes de febrero, en ocasión de la Operación Opson VIII, donde los agentes denunciaron que dicho negocio estaba vendiendo complementos alimenticios procedentes de terceros países sin ser despachados previamente por aduanas, y que habían sido adquiridos a través de Internet; los citados carecían de etiquetado en castellano y de registro sanitario, infringiendo la Ley 17/2011, de seguridad alimenticia y el Real Decreto 191/2011, de 18 de febrero, sobre Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimento, y además se encontraban en varios lugares ocultos del local como detrás de una puerta metálica donde se leía “cuadro eléctrico”.

  Fruto de la inspección del mes de mayo la PAFIF detectó 47 envases de alimentos de origen extranjero, puestos a la venta al público, no etiquetados en castellano si bien se les había colocado pegatinas con texto en este último idioma, donde figuraban los ingredientes pero sin que figurase la empresa responsable ni el registro sanitario, tal como establece la Ley 17/2011, de seguridad alimenticia y Real Decreto 191/2011, de 18 de febrero, sobre Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos.

  Por ello el negocio fue denunciado por una infracción a la Ley 17/2011 de seguridad alimentaria y nutrición, y que ha sido remitida a la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias.

  Finalmente y acordado con los inspectores de sanidad, en virtud a la legislación Sanitaria, el local fue clausurado.

Inspección de junio

  El pasado día 11 de junio los agentes de la PAFIF realizaron otra inspección, junto a funcionarios de la referida área de Sanidad, en un local comercial de la localidad de Arguineguín, dedicado también a la venta de productos de parafarmacia.

  En esta inspección se detectó que el local tenía a la venta 81 envases –con 4261 cápsulas- de complementos alimenticios, además de otros 7 botes con líquido de la misma tipología, los cuales carecían de etiquetado en español, la preceptiva trazabilidad, estaban caducados y sin embargo a la venta y además no presentan número de registro sanitario, lo cual supone una infracción a las referidas normativas de seguridad alimentaria y a la Ley 38/1995 de Impuestos Especiales.

  También se intervinieron seis cajas con cápsulas de Cannabidol, sustancia proveniente del cánnabis, el cual está prohibido por la U.E., por el reglamento UE antes citado.

  Por todo ello se procedió a la intervención de los citados productos y a la clausura del local comercial; el género fue retirado del establecimiento y puesta a disposición de la Dirección General de Salud Pública, que ordena su destrucción.

  Finalmente la PAFIF tramitó dos denuncias por infracción a la citada Ley 17/2011 y dos por infracción a la Ley de Impuestos Especiales, remitiéndolas a las correspondientes autoridades administrativas para los oportunos expedientes sancionadores.

La Guardia Civil advierte de la existencia de una estafa dirigida a empresarios sobre posibles deudas con una compañía de suministro eléctrico



 La Guardia Civil ha detectado mediante denuncia hasta la fecha cinco casos de una estafa dirigida en su mayoría a empresarios de la restauración de la zona sureste de Gran Canaria, en la cual se realiza una reclamación vía telefónica de ciertas cantidades de dinero por el supuesto impago de los recibos de una compañía de suministro eléctrico.
Modus operandi

 Mediante una llamada telefónica -de un número oculto en su mayoría- el estafador, haciéndose pasar por empleado del tipo de empresa referido, informa al propietario del negocio del impago de una o varias facturas pendientes, solicitando a continuación el abono inmediato en una cuenta corriente que le proporcionará para no proceder al corte del suministro eléctrico.

 Los objetivos principales de este grupo delincuencial se centran en los propietarios de los locales o comercios de hostelería, ya que sus teléfonos son públicos y aparecen en diferentes herramientas de comunicación como Internet, guías telefónicas, etc. Además saben que al ejercer una actividad comercial en la que es necesario el abastecimiento eléctrico y que el consumo eléctrico es mayor, pueden estafar una cantidad de dinero más elevada, llegando a superar en ocasiones los 3.000 euros.



Recomendaciones

 Con la finalidad de alertar a otras posibles víctimas de esta estafa, consumadas o no, desde la Guardia Civil se invita a participar datos o situaciones similares mediante denuncia debido a que la investigación sigue en curso por parte de la Guardia Civil de Agüimes, al objeto de conocer y esclarecer estos hechos detectados también a nivel nacional, aconsejándose seguir algunas recomendaciones básicas:


 Es importante no hacer caso a las demandas telefónicas de pago de nadie que se haga pasar por una empresa y requiera con urgencia el pago de posibles atrasos.

 Siempre realizar las comprobaciones de las incidencias de impago directamente con la compañía suministradora, llamando nosotros a los números de teléfono reflejados en las facturas.


 Desconfíe de los ofrecimientos telefónicos que requieren dinero y solicitan datos personales.


 Si ha sido víctima de un delito, fíjese en todos los detalles que puedan ayudar a identificar al estafador y denuncie siempre.


 Si cree que está siendo víctima de un delito de estafa, tome nota de todos los datos que le aporta el presunto estafador y póngalos en conocimiento de los funcionarios policiales.